viernes, 26 de mayo de 2017

Me lo guardo para el lunes

Esperemos que el lunes hayamos finiquitado la temporada 2016/17, otra mas en la segunda, otra mas en la apatía, otra mas sin sustancia.

De bien nacidos es ser agradecidos, por lo tanto al Sr. Narcis darle las mas "sincera" enhorabuena por el extraordinario plantel de ZANGANOS con que ha colmado el panal de la ciudad deportiva, y a la junta directiva por tener tan buen ojo con los trabajadores que escoge para sus proyectos hacia la nada.

El domingo, aparte de sufrir por el fútbol, el calor será un invitado perfecto para incrementar la dosis de masoquismo.  Tranquilos que solo quedan 2, y el último igual hasta lo perdonamos.

Tendremos 3 meses para volver a pensar que: es posible, que se puede, que volveremos volveremos otra vez, volveremos a primera ...  y todo lo que quieran cantar.   Lo mejor es que aún faltarán 3 meses.

miércoles, 26 de abril de 2017

En la frontera del 7

 A falta de 7 partidos, el Real Zaragoza se encuentra a 7 de la promoción y a 7 del descenso.  Demasiado siete para no haber roto nada todavía.

Miranda (donde las circunstancias superaron con creces la capacidad organizativa y de gestión de un club acostumbrado a eventos menores) fue el punto de partida del traje camino de un sueño casi imposible, a la par que supuso el despojo casi definitivo de los harapos que hasta el domingo calzábamos como ropa de diario.  Los patrones del nuevo traje ya están confeccionados.  La tela habrá que adquirirla el próximo sábado frente al Getafe, y si el dinero nos llega para todo, a partir de ahí comenzar a tejer el traje de la ilusión.

Quizá eso es de lo que siempre hemos carecido los Zaragocistas en los últimos años de tumbos y revolcones:  ILUSIÓN por conseguir un objetivo, que no por mas deseado y añorado, deja de suponer un gran reto en el actual estado de precaria languidez hacia la nada.

Sin prisa, pero sin pausa, iniciemos el traje del futuro.









Salida del estado de Anduva, en Miranda de Ebro.


miércoles, 12 de abril de 2017

Des - pa - ci - to !!!

Es canción de moda y, a su vez, filosofía de vida de los habituales inquilinos de los puestos rojos de la clasificación.  Cuando tu mal hacer a lo largo de todo un año te arrincona en la parte baja, cualquier renta que obtengas en tus enfrentamientos se hace importante por su valor intrínseco, pero mucho mas lo es por el valor que resta a tus rivales.

Cuando en Almería el equipo se coloca con un 0-2 a los 6 minutos de juego, nadie que haya seguido medianamente a nuestros jugadores se hubiera atrevido a apostar a victoria segura.  Y es que la experiencia es la madre de la ciencia, y conociendo la brutal flacidez defensiva de nuestros pupilos, el sufrimiento estaba garantizado por muy mediocre que fuera el rival y por muchos jugadores que les expulsaran.  El problema no es nuestro rival, sino nuestras propias huestes.

A la vista de los encuentros, es fácil interpretar que nos conviene controlar el balón, disponer de él y manejar los tiempos del partido.  Dado que la preparación física heredada de nuestros antepasados, y la acarreada por nuestros vetustos jugadores no da para mucho control, en el momento que dejamos la manija somos un cumulo de despropósitos defensivos, donde quedamos huerfanos hasta de los conceptos mas primarios, que se aprenden en la infancia; somos incapaces de mantener alejado al rival de nuestra portería, lugar en el que cuando se acercan, exhibimos con presteza nuestras carencias mas dramáticas sea quien sea el inquilino.

Entiendo que de punto en punto llegaremos al objetivo de la salvación, pero también espero que sirva para extraer la lectura adecuada de los hechos cara a la temporada venidera y sea capaz la directiva de darse cuenta que mucho tiempo mas en esta dinámica y seremos espectadores de un languidecer de nuestra ilusión, nuestra esperanza y nuestra fe.  Las ganas de continuar yendo al estadio en ruinas cada 2 semanas no son infinitas.

Feliz Semana Santa

lunes, 3 de abril de 2017

Vista adelante

Parece que Cesar Lainez ha sido capaz de instaurar el sentido común en la armada blanquilla.  Una propuesta sencilla y lógica que ha encarrilado un nefasto devenir que amenazaba tanto el futuro como la paciencia de los miles de corazones zaragocistas.

Estamos a falta de 10 partidos para culminar, de nuevo, una nefasta temporada en la categoría de plata del fútbol nacional, donde ni de lejos hemos estado en capacidad de competir por retos mayores que no sea escapar de la maldita mediocridad en la que nuestros directivos, en altas y medias esferas, nos han sumido.  Los malos arbitrajes, que los ha habido en demasía, la mala suerte que tampoco nos ha abandonado, las lesiones ... todo ello son cortinas de humo que no deben tapar lo que es manifiesto y palpable a lo largo de 32 jornadas;  un equipo sin portero, con una defensa que defiende lo justo, y un solo delantero que por ese nombre se entienda.  Con estos mimbres a poco mas de lo que se tiene se puede aspirar, aun cuando las hadas y los soplapitos nos hubieran sido, simplemente justos.

Si el año pasado de arriba nos despeñamos al 8 puesto, es posible que este año se nos quede corta la competición para llegar arriba.  Solo el tiempo lo dirá.  De momento, me conformo con iniciar a finales del mes de agosto el 5º año consecutivo en 2ª división.

viernes, 24 de marzo de 2017

Suerte Cesar

Eliminada una parte sustancial del problema, la pertinaz incapacidad de un sorprendente técnico, llega la hora de demostrar la valía de uno de los nuestros, uno de los que comparte con nosotros el corazón Zaragocista y sabe, como cualquiera de nosotros, lo que sentimos, queremos y pensamos.

Suerte a este Zaragoza en deprimente caída libre, abandonado a su suerte por la cúpula, cegado de indolencia en el cuerpo técnico y abatido por la incomprensible parsimonia de sus jugadores. 

Cesar, ¡estamos contigo!

lunes, 27 de febrero de 2017

Un problema llamado AGNÉ

Cuando el problema es quien tiene que dar la solución, elimina el problema antes de que su eliminación deje de ser la solución al problema.

No me cansaré de decir que el entrenador de un equipo es el que organiza a sus jugadores en el campo, el que debe llenar todos los huecos que se generan, el que debe analizar y liderar las modificaciones necesarias para encauzar una situación desfavorable, el que debe conocer a sus jugadores para planificar los partidos acorde a las características de estos, con el claro objetivo de sacar el máximo rendimiento a sus pupilos.  

Con estas premisas, y con la perspectiva del tiempo, se puede asegurar que Carreras, de entre todos los técnicos es el mas parecido a uno de verdad, fallaba en el análisis de los encuentros;  Popovic en el análisis de sus pupilos;  Milla en lo táctico y en el aprovechamiento de sus recursos y Agné ha empeorado a todos los anteriores:  ni sabe analizar a sus jugadores, ni los sabe colocar, ni es un estratega táctico, ni sabe alterar las condiciones de un partido sobre la marcha.   Se podría decir que estamos ante un feriante vendiendo el último boleto para una rifa, que nunca llega porque nunca se acaban los boletos.

Pongan de entrenador a una persona con sentido común, y verán como este equipo va para arriba;  tan para arriba que la promoción aun no será una quimera.

Con Agné el futuro es el descenso a 2ªB.

martes, 14 de febrero de 2017

Dueño de sus silencios y esclavo de sus tontadas

A Raúl Agné no le vendría nada mal aplicarse el cuento con este modificado refrán, o el de la célebre canción de El Ultimo de la Fila en la que decía "no hay mas bello que el silencio".

Y es que, mejor es estar calladito que ir metiendo la pata día tras día con declaraciones fuera de lugar,  algunas hasta desafiantes, otras veces altaneras y siempre todas cargadas de un halo de seguridad, autoridad y cercanía que, lo falso de las mismas hace que esos adjetivos que presuponen personalidad se revuelvan como una culebra contra el mismo y quede a los pies de los caballos día tras día.

Señor Agne:  ni conoce esta afición, ni conoce a sus jugadores, ni trabaja al equipo adecuadamente, ni conoce a Lanzarote, ni pone a jugar al domingo siguiente al que marca gol el anterior, quitará a Irureta sin romperse las piernas, y tampoco pondrá a los mejores porque aun no sabe quienes son,

Dedíquese a trabajar, que falta le hace, para saber donde está de verdad y, sobre todo, conocer a sus jugadores y no darle la razón a aquel taxista de Cádiz que aseguró Vd era el peor entrenador que había pasado por alli.

miércoles, 1 de febrero de 2017

Un mercado de deshechos

Finalizo el deseado mercado de invierno, capaz de abrir una ventana de salida para arrojar los objetos inservibles, y a su vez permitir la entrada de algo útil de lo que poder hacer uso en búsqueda de tus objetivos.

Como todo mercado, si vas sin dinero, poco de valor vas a adquirir, y solo te queda esperar en la puerta a que saquen los contenedores con los deshechos que nadie ha querido, y entre ellos ser capaz de escarbar mejor que tu rival para hacerte con la mejor pieza del basurero.  A pocos del club veo quitándose la chaqueta para tan degradante actividad.

Cuando el Real Zaragoza invitó a irse a casa a los dos recogedores de basura una hora antes de agotarse el "caladero", el detalle indica muy bien a las claras la capacidad que le presuponen a la pareja.  

Dos refranes que vienen el pelo en este momento:  

"el que con críos se acuesta, meado se levanta", y a fe que el club, por su culpa, por los que ha elegido para que le rodeen, está empapado de tan hedoroso líquido.

"cuando la situación es adversa, y la esperanza poca, las determinaciones drásticas son las mas seguras".  Aplíquense el cuento.  El problema no es cepillarse a esta caterva de incompetentes que rigen los designios deportivos de nuestro cadavérico Real Zaragoza, la cuestión es saber elegir a los nuevos DE UNA PUTA VEZ.

jueves, 19 de enero de 2017

Entrenadores sumidos en la locura

Algo anormal, sobrenatural tiene que tener el banquillo Zaragocista para que sus inquilinos deriven de manera casi fugaz, en un espacio de tiempo acelerado, en una preocupante perdida de criterio y de perspectiva en el devenir de las decisiones.

El patrón se cumple de manera repetida ocasión tras ocasión;  3 o 4 partidos de apabullante sentido común, los siguientes enfrentamientos de transición, salpicados con ausencias, derrotas extrañas y victorias agónicas y, llega un momento, allá por la 10 jornada, en que comienzan los bandazos,la ilógica, los cambios a destiempo, las alineaciones irracionales, los planteamientos erróneos, los cambios que empeoran el error, insistencia en jugadores no profesionales ni aptos para la causa , abandono de los jóvenes prometedores de la cantera, irracional actitud contra la opinión mayoritaria de la afición y medios de comunicación.  En definitiva que, sin solución de continuidad, se pasa de una situación plácida a un frenopático deportivo y social donde se duda hasta de lo evidente.

Como las cosas no suceden regularmente por arte de la casualidad, baso este fenómeno en el brutal desconocimiento que los regidores del banquillo tienen tanto de la plantilla que heredan como de la idiosincrasia, pintoresca sin duda, de la afición y entorno blanquillo.  Zaragoza es un entorno coyunturalmente de segunda, pero estructuralmente de la zona alta de primera, y ahí es donde todos acaban pinchando en hueso.  Hay que estar a la altura del puesto tanto en la teoría como en la práctica, y cierto es que en la rueda de prensa de presentación cumplen las expectativas, pero cuando se empapan de realismo, los hechos delatan que estamos ante profesionales en minúscula y escasamente preparados para estas lides.

Veremos lo que dura Agne

jueves, 22 de diciembre de 2016

Esta vez la moneda salió cara

Poco distó el desarrollo del enfrentamiento entre el Rayo y el Zaragoza el pasado domingo de lo que pudimos presenciar unos días antes en Getafe, e incluso en lo padecido en Cádiz.  Un Zaragoza controlador, con posesión de pelota, con mando y dominio;  típicos partidos que, si de boxeo se tratara, siempre ganaríamos a los puntos, pero sin el arte suficiente para endosar uno o varios golpes certeros que certifiquen el KO antes de la siempre discutible y peligrosa decisión arbitral.

Siempre el Zaragoza controló desde el balón a su rival, siendo mucho mejor que su rival en la ocupación del campo, y maniatando en la salida de balón la peligrosidad potencial de los locales.  Cierto es que todo trascurría con una muy peligrosa similitud a lo acontecido 15 días antes de Getafe, hecho que mas bien poco tranquilizaba las mas acostumbradas espaldas Zaragocistas al nefasto devenir, pero quisieron las hadas que, en esta ocasión la moneda cayera de cara, y una imponente cantada del portero local supusiera la justa puntilla a un correcto partido.

Ninguna conclusión se puede sacar de este partido mas allá de dulce sabor de los tres puntos, la satisfacción general de sacudirse el fantasma como visitante, y certificar que estamos en una competición donde el factor diferencial es el error del rival.

Hay que seguir creciendo desde la solvencia defensiva, parámetro en el que ahora estamos cogidos con finísimos alfileres difíciles de sustituir cuando se desprenden o se rompen.  Necesitamos empezar a tejer una maraña defensiva a partir de la cual la linea media y delantera, rebosante de calidad a raudales, resolverá los partidos con la brillantez que en la actualidad impide el pánico imperante en retaguardia.  

Si nos ponemos a fichar, un central como la copa de un pino y un delantero tipo Ortuño.  Con estos dos matices, equipo a primera.

FELIZ NAVIDAD